Día 1 del Intercambio Internacional: Anclarnos

Día 1 del Intercambio Internacional: Anclarnos

Iniciamos el intercambio internacional de Cohort 4 de la manera que siempre iniciamos trabajo que requiere que estemos totalmente presentes y tomemos riesgos: nos anclamos.

Altar creado por participantes

Nuestras hermanas guatemaltecas en el salón, lideradas por Rosa Chávez del equipo JASS, nos dieron la bienvenida con un ritual poderoso, basado en la tradición maya y en honor a la tierra maya en la que estamos, un territorio que han tenido que defender constantemente. Construyeron un altar hermoso en el centro del salón, hecho de hierbas, frutas, semillas, granos y plantas locales. Nos invitaron a sumar nuestra energía a través de la respiración colectiva y el movimiento. Hicieron música y sonidos utilizando instrumentos tradicionales. Nos introdujeron al calendario maya y los nahuales, o espíritus, y compartieron el significado del nahual de hoy. Abrieron el círculo del medio para que hermanas de los Estados Unidos y Honduras pudieran unirse a la ceremonia del encendido de velas.

El ritual nos ancló profundamente en el contexto cultural e histórico de estar en Guaemala sin requerir palabras o explicaciones. Reconocía las conexiones transfronterizas que ya existen entre nosotras sin tener que saber de dónde es cada cual. Nos ancló en nuestros cuerpos y espíritus rápidamente sin necesidad de pensar o analizar. Y demostró el poderoso liderazgo de las mujeres activistas guatemaltecas que lideran la lucha para defender sus cuerpos, tierras y comunidades.

Esta apertura conmovedora sentó las bases para  que las 40 mujeres en el salón nos presentáramos entre nosotras. Nuestras raíces abarcan 5 continentes, algunas representan tierras en las que sus familias han estado por generaciones, mientras otras lamentan historias que han sido perdidas por la esclavitud y la colonización. Somos poetas, organizadoras, madres, defensoras de derechos humanos, protectoras de la tierra y sanadoras, rompemos barreras y cambiamos sistemas. Nuestra pasión de acabar con la violencia en todas sus formas —incluyendo el patriarcado, el capitalismo y el racismo— corre profundamente. El enlace entre nuestras luchas y nuestros enfoques están claros —luchar contra la violencia estatal y la extracción de recursos, trabajando con personas jóvenes y mujeres de color, poniendo nuestras vidas en riesgo por ser fieles a nuestros valores y siguiendo hacia delante con la fuerza de nuestros ancestros y nuestras comunidades. Nuestros deseos de conexión, solidaridad, estrategias compartidas y aprendizaje fueron expresados una y otra vez alrededor del círculo. Tal y como lo imaginamos ese diálogo, baile, arte y felicidad serían las maneras para nosotras, construir relaciones a lo largo de los próximos días.

Como el lenguaje es una parte esencial de la manera en la que nos comunicamos y compartimos, también era importante comenzar con un marco sobre cómo queríamos practicar la justicia de lenguaje durante nuestro tiempo juntas. Más allá de asegurarnos de que nos entendíamos las unas a las otras, la justicia de lenguaje es una creencia en el derecho de todas las personas de comunicarse en el idioma en el cual se sienten más cómodas. Es un reconocimiento de que la colonización, el racismo y el genocidio han hecho que sea condenable el hablar en el idioma nativo de una, y que miles de idiomas indígenas se han perdido como resultado. Es una práctica y compromiso colectivo, no es algo para lo cual simplemente dependemos de nuestro equipo de interpretación —pero tener un equipo de interpretación habilidoso y robusto sí hace una gran diferencia. Una lección que ya hemos aprendido en la práctica de la justicia de lenguaje es cuan importante es invertir en la orientación, el desarrollo del equipo y la sustentabilidad de los y las intérpretes.

Estos elementes juntos en este primer día no solo plantaron una semilla de lo que podría ser posible durante nuestro tiempo en este intercambio, o exchange. Ya ha germinado conexiones alrededor de luchas compartidas, ideologías y movimientos. Esta noche nos vamos a la cama llenas de energías positivas y mucha motivación para mañana sumergirnos más profundamente.

Movement Makers juntas durante la cena

Intercambio Internacional en Mesoamérica: Explorando el poder de construir movimiento transnacional para acabar con la violencia contra todas las niñas y mujeres alrededor del mundo

Priscilla Hung
Priscilla Hung
Co-Director
Move to End Violence

Priscilla Hung (She, Her, Hers) is the Co-Director of Move to End Violence. She has spent the past 15 years dedicated to social justice movement-building, organizational development, and nonprofit management. Learn More

Find Articles

Twitter Feed