Día 2 del Intercambio Internacional: Confrontando la anti-negritud

Día 2 del Intercambio Internacional: Confrontando la anti-negritud

“Reconozco y abrazo a Guatemala — y reconozco y abrazo a la Guate-negra”. — Joanna Wetherborn

La anti-negritud existe en todos lados, inclusive en nuestros movimientos para acabar con la violencia contra las niñas y mujeres, cis y trans, y aquellas personas de género no binario. La única forma de construir movimientos exitosos y poderosos contra la violencia es reconocer y confrontar la anti-negritud en nosotras y en nuestro trabajo. Para ayudar a anclarnos en el contexto de las experiencias de las mujeres negras en Mesoamérica, JASS invitó a Glenda Joanna Wetherborn, una guatemalteca criolla, periodista y especialista en comunicaciones, para pasar el día con nosotras.

Pie de foto: Joanna Wetherborn (centro) en diálogo con Patricia Ardón de JASS y Monica Dennis de MEV.

Joanna compartió con franqueza que la negritud ha sido borrada en Guatemala —“La gente piensa que soy de cualquier parte menos de aquí”— y cuando sí la reconocen como guatemalteca, asumen que es Garífuna. La comunidad Garífuna, una comunidad negra indígena de la costa atlántica de Centro América, ha recibido mucha atención, y bien merecida, por su exitosa organización comunitaria para defender el territorio y los derechos humanos de su gente. Pero la falta de narrativas y educación sobre otras poblaciones negras en la región, como de las personas criollas como ella que han estado viviendo en Guatemala por varias generaciones, es indicativo de su invisibilidad y una negativa general para cuestionar estereotipos. Una de sus misiones es romper el mito de que la única explicación para la negritud en la región es la esclavitud. Ella y otras mujeres negras han estado haciendo defensoría para que el gobierno guatemalteco adopte el término “afrodescendiente” en el censo y otros procesos gubernamentales que impactan las prioridades públicas y las asignaciones de presupuesto.

Muchas de las experiencias que compartió Joanna resonaron profundamente con Movement Makers negras, como el que las niñas y mujeres negras con frecuencia son objeto de agresiones sexuales y violencia cuando son más jóvenes, el que no les crean cuando comparten experiencias de racismo y sexismo o que sus experiencias sean minimizadas, la hipersexualización de los cuerpos negros y el cero reconocimiento de su trabajo y pericia. También compartió que a pesar de que se ha declarado feminista desde joven, no se ve en un movimiento feminista que históricamente se ha centrado en las mujeres blancas y continúa haciéndolo.

Las mujeres indígenas en el intercambio, incluyendo las mujeres maya de Guatemala, también reconocieron claras conexiones en sus experiencias, incluyendo el ser explotadas por funcionarios electos para obtener votos, el turismo cultural sin ninguna inversión real en sus comunidades, ser vistas como una fuerza laboral barata y el tener que cambiar la manera en que se visten y los idiomas que hablan por su propia seguridad. Muchas se preguntaban cómo las comunidades indígenas y negras podrían ser mejores aliadas y verse a sí mismas como parte de una lucha común.

Joanna nombró maneras claras en las que ayuda a construir poder para comunidades negras en la región. Empezando por crear espacios autónomos para que las mujeres negras se conecten entre sí y se apoyen, consistentemente nombrando las contribuciones que han hecho personas negras, y siempre aportando su perspectiva como mujer negra a cualquier diálogo —“Hago más negros todos los espacios que ocupo”.

También expresó un deseo de tener más cómplices en este trabajo: “No estoy cansada de luchar. Estoy cansada de luchar sola”. Nos retó a pensar sobre nuestra responsabilidad de interrumpir la anti-negritud, inclusive cuando no hay personas negras en el salón. Habló del desaprendizaje que todas tenemos que hacer sobre el indigenismo y la negritud e hizo un llamado a multiplicar las oportunidades para unirnos.

El que Joanna nos acompañara al inicio del Intercambio ha creado una apertura crucial para diálogos más profundos alrededor de la anti-negritud en nuestros movimientos, más apertura de aquellas que se identifican como mestiza para nombrar su ascendencia negra y un mayor interés en construir alianzas interraciales. Estamos profundamente agradecidas con ella por impulsarnos hacia delante en un poderoso camino de intercambio.

Priscilla Hung
Priscilla Hung
Co-Director
Move to End Violence

Priscilla Hung (She, Her, Hers) is the Co-Director of Move to End Violence. She has spent the past 15 years dedicated to social justice movement-building, organizational development, and nonprofit management. Learn More

Find Articles

Twitter Feed

Congratulations to the Idaho Coalition Against Sexual & Domestic Violence youth activists for being honored today… https://t.co/UWqfOMbSUH

“Yet, as we see increasing public discourse around many of the issues that led to the creation of National Sexual A… https://t.co/pFuRvHtSYZ

RT @niwrc: Wear RED this Sunday, May 5th using #MMIW #MMIWG #WhyWeWearRed to raise awareness of Missing and Murdered Indigenous Women and G…

Idaho Coalition Against Sexual & Domestic Violence is honoring missing and murdered indigenous women and girls toda… https://t.co/qG8AXVapuU