Intercambio Internacional en Mesoamérica: Explorando el poder de construir movimiento transnacional para acabar con la violencia contra todas las niñas y mujeres alrededor del mundo

Intercambio Internacional en Mesoamérica: Explorando el poder de construir movimiento transnacional para acabar con la violencia contra todas las niñas y mujeres alrededor del mundo

Image Courtesy of JASS

Para este ciclo del Intercambio Internacional, el Movimiento para Acabar con la Violencia, un programa de la Fundación NoVo, tiene el honor y la ilusión de colaborar con JASS, una red de apoyo de construcción de movimiento internacional que amplifica la voz, el poder de organización colectivos y la seguridad de mujeres activistas y sus movimientos. El Intercambio Internacional es una parte esencial del programa Movimiento para Acabar con la Violencia (Move to End Violence, o MEV) para imbuirnos en el poder de construir movimiento transnacional que responda a las causas raíz de la violencia contra las niñas y mujeres alrededor del mundo.

Más adelante este mes, la cohorte actual de Creadoras de Movimiento de MEV pasarán 10 días desarrollando conexiones que crucen fronteras y aprendiendo con un grupo de mujeres activistas de Guatemala y Honduras con quienes trabaja JASS. Sigue leyendo para aprender más sobre JASS, su enfoque en la construcción de movimiento feminista, y este emocionante intercambio de aprendizaje.

 

Mujeres Cruzando la Línea” es una frase que JASS usa para describir a mujeres que desafían las fronteras y los límites de la discriminación y la inequidad, y que se unen en solidaridad y acción colectiva. Esta idea está en el corazón del próximo intercambio entre la cohorte actual del Movimiento para Acabar con la Violencia (MEV) y mujeres activistas en Guatemala y Honduras con quienes JASS trabaja.  

En un momento “en el que vemos intolerancia extrema y una falta de compasión y humanidad ante las crisis migratorias de Centroamérica”, como dijo Ana Pérez, parte del equipo principal de facilitación de MEV, sentimos esperanza y la importancia de estar cruzando fronteras y “desafiando la lógica que nos aísla y nos hace entidades separadas”.

JASS equipa y acompaña a mujeres activistas guatemaltecas y hondureñas en su trabajo de organizar en contextos de represión política, racismo, patriarcado y violencia. Ambos países reflejan la larga historia de una región cuyas democracias están socavadas y cuyas comunidades están devastadas por un modelo económico extractivo impulsados por compañías transnacionales y élites locales.

“Las mujeres activistas con quienes trabaja JASS,” explica Daysi Flores, parte del equipo de facilitación de JASS, “son parte de movimientos sociales que no solo se resisten a ese modelo, sino que visualizan y crean alternativas que nos permitan vivir de maneras más armoniosas entre las personas y con la tierra”.

Existe una clara afinidad entre el trabajo de JASS con activistas que se enfrentan a muchos temas – incluyendo la protección de tierras y territorios, derechos humanos, derechos de mujeres/LGBTQ, justicia económica – y las metas y enfoque de Movimiento para Acabar con la Violencia. MEV apoya a líderes de movimientos sociales en EE. UU. que trabajan por erradicar la violencia contra mujeres y niñas, ayudando a líderes a visualizar claramente el cambio que desean crear, probar distintas prácticas liberatorias, imaginar nuevas estrategias, y desarrollar la capacidad necesaria para implementar esos cambios.

JASS y MEV han estado nutriendo esta afinidad y trabajando juntas para crear un intercambio de aprendizaje colaborativo que reunirá a mujeres mesoamericanas y mujeres de color de movimientos sociales transformadores basados en EE. UU. para que compartan sus historias y estrategias de resistencia en contextos diversos y adversos y para soñar juntas para desencadenar profundas sinergias y solidaridad.

Con el intercambio de metodologías, historias, y estrategias como base de un intercambio seguro, generativo, y catalítico entre activistas, el personal de JASS y MEV y sus colaboradoras han estado creando una visión y preparando un espacio donde estas mujeres, a través de idiomas múltiples, puedan ver la resistencia, resiliencia, y sueños que comparten. El intercambio incorporará movimiento, arte, historias, reflexión, rituales, autocuidado, historias co-construidas de lucha y resistencia, ideas compartidas visualmente, y visitas a comunidades.

Esperamos que este intercambio apoyará a estas mujeres a tomar un paso atrás de las tensiones y desafíos de su trabajo diario de movimiento, para formar relaciones, conectar de forma enérgica, espiritual y creativa, y hallar resonancia a través de fronteras, historias, experiencias organizativas, y luchas en el movimiento —y que regresen a sus casas y su trabajo llenas de la inspiración, resiliencia y fuerza que hayan descubierto. Como lo describe Rosa Chávez, parte del equipo mesoamericano de JASS, “es como cuando arrojas una piedrita en el agua y los círculos que hace se hacen más y más grandes. Aquí estamos creando círculos de confianza y aprendiendo a través de culturas – aprendiendo de nuestra supervivencia como mujeres y la de nuestra gente – aprender nos ayuda a crecer juntas y nos da fuerza en nuestro trabajo por la transformación social.

Find Articles

Twitter Feed