“¿Qué vas a tener? ¿Niño o niña?” …¡DEJA DE PREGUNTAR! (Confesión de un embarazo, un agradecimiento y dos peticiones para el Hivemind)

“¿Qué vas a tener? ¿Niño o niña?” …¡DEJA DE PREGUNTAR! (Confesión de un embarazo, un agradecimiento y dos peticiones para el Hivemind)

[Click HERE to read in English]

Semana 37: Por cerca de 30 semanas las personas nos han estado preguntando si vamos a tener un niño o niña. Generalmente es la primera, o una de las primeras preguntas que nos hacen. De hecho, tres o cuarto veces al día me la paso esquivando a extraños en la calle—a menudo cuando ya se me están acercando con sus brazos extendidos listos para colocar sus manos sobre mi panza—quienes demandan saber “¿Niño o niña? ¿Qué va a ser?”

Generalmente decimos: “No lo sabemos” o “Estamos esperando a saberlo.”

Lo cual es verdad.

Pero, insatisfechos con nuestras respuestas, muchas personas entonces proceden a informarme: “Seguro que va a ser <inserte: niño/niña> porque estas cargándolo/la <inserte: hacia abajo, en frente, hacia arriba>”.

Hecho real: Mi panza cambia de forma alrededor de seis veces al día, pero no tiene nada que ver con los genitales de nuestro bebé. Más bien, tiene que ver con que si mi bebé quiere pegarme en las costillas, el piso de la pelvis, sentarse en mi nervio ciático, o darle de codazos a mi columna, o de si es un día en el que estoy simplemente pedorra y/o inflada (lo que pasa cada vez más).

Lo que no le hemos dicho a muchas personas es que de hecho sí conocemos el sexo del bebé, pero (y este es otro hecho): no tenemos las más mínima idea de cuál será el género que escogerá.

Hay muchas razones por las que cuando las personas nos preguntan “¿es niño o niña?” les respondemos que “estamos esperando a saberlo”.

Lo que realmente quiero  (¡y lo que debo!) decir a estas personas es algo como: “por favor, denle a los/las pequeños/as espacio para respirar, escoger, explorar y desarrollarse. Y, por favor, no le adscriban o prescriban cosas a este/a (o a cualquier otro/a) bebé* en base a las partes del cuerpo que creo que ustedes nunca llegarán a ver. Si bien les agradeceremos que se apunten para un turno de cambio de pañales…eso tampoco les dará la respuesta a su pregunta: “¿es niño o niña?”….es simplemente un/a bebé.

Así que…por favor…dejen de preguntar sobre su genitales.

Bebé Isaac – ya bastante sabio para no preguntar sobre el sexo del bebé en el barriguita de su tia – pacientemente esperando la chegada del bebé de Jodeen y Jee – que se debe este mes!

No haré todo un discurso aquí, puesto que no soy la persona mejor indicada para hacerlo, pero sí quiero agradecer a SONG, The Audre Lorde Project, Sendolo Diminah, Carlos Marques-Jimenez y otras personas que han compartido sus experiencias o que han escrito acerca de la identidad de género y quienes han abierto mi propio camino para entender por qué, a pesar de saber algo sobre los genitales que este/a bebé tendrá al nacer, realmente no tengo ni idea sobre cuáles (de los varios) géneros tendrá, desarrollará o escogerá. Quiero decirles gracias, porque sin su trabajo y el que hayan generosamente compartido sus vidas y experiencias, no podría hacer las siguientes dos preguntas:

 

Preguntas muy importantes para el Hivemind:

  1. ¿Qué debo leer, hacer y/o practicar para apoyar a que mi hijo/a sea creativo, curioso con el género…o que simplemente sea sí mismo? En parte debido a que la sociedad ya está trabajando arduamente para asignarle un género a este/a bebé, estoy leyendo acerca de cómo apoyar a nuestro/a bebé dadas todas las restricciones, la convivencia, los límites y la rigidez que serán impuestos sobre ella/él. Tengo un miedo real sobre la crianza de un/a niño/a (ya sea con vagina o pene) en nuestra sociedad, la cual no solamente es una sociedad patriarcal, sino es una en la que tendrán que navegar una cultura de violación y de “masculinidad tóxica”, como lo describe mi compañera y colega Ana C. Pérez.  Así que, ¿qué le podrá ayudar a mi bebé a cuestionar cómo será socializado/a para aceptar un género asignado o normas genéricas específicas?

 

 (2)¡¿Qué carajo es la ropa de género neutral?!

Acaso no son estas piezas de tela, con pequeñitos botones en la entrepierna, mamelucos o…mamelucos pues?  Un babero es un babero ¿o no? No hay baberos para niños y baberos para niñas, ¿verdad?

Y…por favor díganme ¿qué son exactamente los calcetines para niñas?

El género es algo ya sea impuesto (¡buuu!) o (idealmente) escogido/desarrollado por las PERSONAS. Por favor no pretendan que un mameluco…un par de calcetines, o un babero de hecho tienen un género.

-Del diario de una mamá embarazada en el movimiento

*Una dificultad irónica acerca de escribir esta pieza en español es que los sustantivos en español son masculinos o femeninos, lo cual presenta el reto de cómo no adscribir un género a dichos substantivos simplemente por mero hecho de hablar o escribir; pero también presenta el reto de cómo utilizar un lenguaje que mantiene el binario de género de manera que sugiera todo el espectro o multiplicidad de géneros. Los substantivos neutrales sin género no existen en español (ni en muchos otros idiomas). Después de consultar a los miembros de mi familia que hablan español y portugués, así como las sugerencias profesionales de la traductora Sylvia Escárcega, he decidido utilizar “este/a bebé” y “ella/él” en esta pieza. Si bien esta es una solución imperfecta y si bien reconozco que el empleo de esta solución sigue limitándonos al empleo de un binario falso de género, espero que esta nota abra nuestro diálogo acerca de cómo podemos escribir acerca del género en español sin predeterminar, adscribir o designar con eso el género, o sin limitar el género a dos opciones discretas: “masculino” o “femenino”.

Como una mujer, queer, chicana, quien está planeando criar a nuestro hijo/a para que hable español, portugués (y coreano, que es el idioma nativo de los otros padres), seguiré necesitando, buscando e invitando a que otros/as me guíen en esto. Mis agradecimientos profundos a todas las personas que han explorado estas cuestiones, incluso Mijente, Raquel ReichardCarolina Morenoquienes han compartido lo que piensan acerca de cómo y cuándo debemos utilizar los términos “latinx” o “chicanx”.

P.D. – Gracias por todas las personas que han luchado para ayudar a que las personas entiendan qué tan importante es para nosotros tener baños asignados para las personas de TODOS los géneros. Junto a eso, es importante que podemos escoger ir a los baños que describen mejor nuestro identidad de género o en los que nos sentimos más seguras. También, es igualmente importante tener la opción de no tener que públicamente anunciar nuestro sexo, o definir nuestro género para poder usar un baño publico.

Así pues, ¿podemos repensar cómo nos estamos haciendo responsables de nuestra propia agencia (el poder actuar) al describir un baño como “neutral”? Estoy segura que un baño es simplemente…un baño. Y espero encontrar mas baños para todos los géneros – y no baños “neutrales”, ni solamente para “mujeres” y “hombres.”

Estoy pidiendo que para cuando mi pequeño/a ya no use pañales, las personas ya habrán asumido más responsabilidad por el hecho de que somos NOSOTROS (no el baño) los que decidimos lo que es o no es “neutral”. Nosotras, las personas, podemos hacer baños en los cuales las personas de “todos los géneros” puedan hacer pipí o popó.

Jodeen Olguin-Tayler
Jodeen Olguin-Tayler
Senior Innovation Fellow, Movement Strategy Center / MEV Cohort 2 Movement Maker

Jodeen serves as the Vice President of Policy & Partnerships at Demos and drives a campaign-oriented approach to Demos’ advocacy work and to expanding strategic partnerships. Learn More

Find Articles

Twitter Feed